Tercera Jornada Heineken Jazzaldia 2013

27 07 2013

Belle & Sebastian Heineken Jazzaldia Foto: Irene Mariscal

Belle & Sebastian Heineken Jazzaldia Foto: Irene Mariscal


La lluvia nos acompaño durante la tercera Jornada del Heineken Jazzaldia pero esto no impidió a la gente acercarse tanto a la Plaza de la Trinidad como al Escenario Verde, solo se suspendió un concierto por el fuerte viento que soplaba en la Playa, el de Nothing Places, que se traslado en formato acústico al hospitality de prensa que alberga la parte trasera del citado escenario.

Plaza Trinidad Heineken Jazzaldia Foto: Irene Mariscal

Plaza Trinidad Heineken Jazzaldia Foto: Irene Mariscal

Nos acercamos a la Plaza de la Trinidad, y vemos una estampa digna de foto, ya que todos los presentes van ataviados con un chubasquero verde, regalo de la cerveza que da nombre a este festival, pero el “sirimiri” que cubría Donostia, no freno a los amantes del “jazz puro” que se da cita cada noche para escuchar en el silencia mas sepulcral a músicos con una larga trayectoria

Dave Douglas Quintet Foto: Irene Mariscal

Dave Douglas Quintet Foto: Irene Mariscal

A las nueve en punto salía a escena Dave Douglas Quintet acompañado por piano, contrabajo, saxo y batería, y las primeras notas nos hacían ver que el quinteto sonaba perfectamente empastado, raramente mezclados (saxo y trompeta como líderes de una especia de manada ) formando un todo compacto, armonizado, incluso diría que perfecto.
La trompeta sonó dulce, acariciante, esa brisa que viene bien para respirar, y nada importa que la lluvia aparecería tímidamente porque la ovación fue inmensa.

Belle & Sebastian Foto: Irene Mariscal

Belle & Sebastian Foto: Irene Mariscal

Con la cancelación del concierto de Nothing Places por el viento, temíamos que el concierto de Belle & Sebastian se suspendiese, pero no ocurrió y pudimos disfrutar de dos horas de concierto, con invasión de escenario incluido.

Belle & Sebastian  Heineken Jazzaldia Foto: Irene Mariscal

Belle & Sebastian Heineken Jazzaldia Foto: Irene Mariscal

Los escoceses Belle and Sebastian hicieron acto de presencia, la banda de Stuart Murdoch apenas alteró su setlist pudimos escuchar clásicos de sus anteriores trabajos: “I’m a Cuckoo”, “Like Dylan in the Movies” o “If You’re Feeling Sinister”. Mención aparte merece su éxito más rotundo, “The Boy With The Arab Strap”, que fue, quizá, la única canción que fue cantada (o al menos tarareada) por la mayoría.

Texto y Fotos: Irene Mariscal

Advertisements




Segunda Jornada Heineken Jazzaldia 2013

26 07 2013

Belako- Foto: Irene MariscalLa segunda jornada de la 48 Edición tenia como plato fuerte a Elvis Costello el cielo amenazaba tormenta pero eso no impidió que un numeroso publico se acercara a los diferentes escenarios para disfrutar de la música.

Naica Heineken Jazzaldia Foto: Irene MariscalAntes de los conciertos del Escenario Verde nos acercamos al Escenario Coca-Cola donde pudimos disfrutar de l os hondarribiarras Naica, en un ambiente recogido y tranquilo y rodeado de niños que escuchaban ensimismados sus melodías.
Porque los cinco músicos de Naica, que llevan un año juntos y un disco bajo el brazo, ofrecen bellas canciones para ser disfrutadas tranquilamente.

Poco a poco fueron mostrando sus cartas, para dejar un final de gran nivel. En Naica hay momentos vocales para todos sus componentes y por momentos recuerdan a La Buena Vida con un tono más ruidista, menos pop puro. tiene un futuro prometedor,no hay duda.

Belako Heineken Jazzaldia Foto: Irene MariscalA las 21:30 salian al escenario Belako, que se mostraban emocionados de tocar en el escenario que albergo la actuación de Crystal Fighters, y es que estos cuatro chicos de Mungia, están dando mucho de que hablar con su disco ” Eurie” que repasaron durante la casi hora y treinta de concierto, dejando Sea Of Confusion con una ba tería rígida, guitarra incisiva, bajo reclamando protagonismo y teclados sutiles para una letra amarga, la que abría esta reseña con sus menciones al dolor en las relaciones sentimentales, algo muy común en nuestras vidas, y Southern Sea para el final llenando de sonidos post-punk cada rincón de la playa Zurriola y demostrando que darán mucho que hablar durante este año

Fotos y Texto : Irene Mariscal





Primera Jornada 48 Edición Heineken Jazzaldia 13

25 07 2013
Jaime Cullum Foto: Irene Mariscal

Jaime Cullum Foto: Irene Mariscal

Jamie Cullum reunió a miles de personas en la playa de La Zurriola en el inicio del 48 Festival de Jazz de San Sebastián ,no ha faltado lo que al músico británico le gusta ofrecer, verdadero espectáculo.
De Cullum siempre se espera más que un chico cantando sobre las teclas de su piano y el artista imparable que es ha aparecido desde el comienzo. Tras un “Aupa Donostia”, ha calentando con “The same things” con la playa llena ( se estiman unos 50.000 espectadores) y las terrazas del Kursaal abarrotadas, daba paso al “hit” de su último álbum ” Everything you din’t do” coreada al unísono por las primeras filas.

Jamie Cullum Foto: Irene Mariscal

Jamie Cullum Foto: Irene Mariscal

Una potente versión del “Love for sale” de Cole Porter, muy acorde para grandes aforos, dio paso a la presentación de los músicos y a las primeras palabras de Cullum , que aseguraba que San Sebastián es uno de los sitios donde le encanta volver.
Ha estado más de una vez en la capital guipuzcoana, entre ellas una en el Jazzaldia hace cuatro años, donde regaló todo un espectáculo difícil de olvidar al público de la Plaza de la Trinidad y posteriormente en el Kursaal.

Su actuación no tiene que ver con el concierto de hoy, que ha acercado al Escenario Verde de la playa a un público diverso, niños incluidos
Cullum ha saltado, ha bailado, se ha movido vertiginosamente sobre el teclado de su piano y ha sudado lo suyo, porque nadie puede poner en duda que se deja la “piel” y haciendo las delicias de los fotógrafos con sus saltos.

A las 00:30 salian a escena Shibusa Shirazu Orchesta, y no dejo a nadie indiferente, con un puesta en escena como si de un teatro japonés se tratase, con geishas que parecían que volviendo de la “ultratumba”, una orquesta que tocaba de forma anárquica y con un guiño quizás a Andy Wharhol con una bailarina subida a una escalera y con dos bananas ( que recordaba a la famosa portada de la Velvet) y surco el cielo una ” medusa” quizás haciendo un guiño a que su actuación era en la playa, y en apenas dos horas de concierto, consiguió hacer bailar al publico que se agolpaba en la playa, esta vez mas escasa que en el concierto de Cullum.

Texto y Fotos: Irene Mariscal